Vaginitis: Causas, síntomas y tratamiento

Nueve de cada diez mujeres, a lo largo de su vida, se ve afectada por esta dolencia. De ahí que sea importantes conocer la vaginitis, causas, síntomas y tratamiento. Precisamente, lo que hoy te vamos a explicar. Qué es la vaginitis Lo primero es conocer qué es la vaginitis. También conocida como vulvovaginitis, es una […]

Nueve de cada diez mujeres, a lo largo de su vida, se ve afectada por esta dolencia. De ahí que sea importantes conocer la vaginitis, causas, síntomas y tratamiento. Precisamente, lo que hoy te vamos a explicar.

Qué es la vaginitis

Lo primero es conocer qué es la vaginitis. También conocida como vulvovaginitis, es una dolencia que viene causada por la inflamación de la pared mucosa de la vagina. El hecho de que también se inflame la vulva, hace que lo más correcto sea hablar de vulvovaginitis.

La realidad dictamina que la vaginitis es una de las enfermedades ginecológicas más habituales, tanto en mujeres como en niñas. No obstante, es en la infancia y la adolescencia cuando ésta suele darse en mayor medida. Lo complicado de esta afección es que en uno de cada diez casos, el especialista es incapaz de determinar la procedencia de la infección. Y aunque pueda tratarse con normalidad, es preocupante no dar con el origen de una enfermedad.

No obstante, a pesar de no saber la procedencia de algunas vaginitis, sí se han establecido los elementos de riesgo que pueden potenciar su causa. Por ejemplo, los anticonceptivos orales o el mismo embarazo. También influye el sobrepeso o el hecho de fumar, como elementos que fomentan la vaginitis.

Síntomas de vaginitis

La primera arma para vencer a la vaginitis es reconocer los síntomas: ardor, urgencia continua de urgencia, dolor sordo en la parte inferior del abdomen, a veces acompañado de sangre en la orina. Las relaciones sexuales, el estreñimiento y la menopausia son factores que tienden a facilitar el establecimiento de microorganismos patógenos.

Vaginitis sintomas

A los síntomas mencionados, se pasa a la hinchazón de la vulva, complementada con la irritación de la zona. En este caso, aunque sea complicado, se recomienda no rascarse más de lo debido, pues se pueden incrementar los daños causados, con heridas sangrantes que retrasarán la completa recuperación. Además, la infección puede saltar, con facilidad, de la vulva a las zonas con heridas. Mucho cuidado.

En muchos casos, la mujer afectada puede tener dificultades al orinar, por tener un dolor leve pero constante. Se le conoce como disuria. Un dolor que, obviamente, también se va a manifestar si mantenemos relaciones sexuales. De hecho, hay un tipo de vaginitis, la atrófica, que segrega mucha más mucosa durante la práctica del coito. Incluso puede llegar a subirse a la boca del estómago.

A estos síntomas de la vaginitis externos, se suma otro interno, también muy reconocible. Y es que el líquido vaginal que secreta la mujer, llamado leucorrea, suele ser transparente e inoloro, propiedades que perderá si hay infección. Ahora, según las características de esta nueva secreción, se podrá saber qué tipo de afección es.

  • Por ejemplo, si es una candidiasis, la leucorrea tiene un color blancuzco, muy similar al del yogur. Es más, es habitual la comparación, pues se vuelve muy densa y viscosa, además de venir acompañada de grumos.
  • Por su parte, si lo que tienes es una tricomoniasis, la leucorrea se prodigará en mucha más cantidad de la habitual y su color será en un tono verdoso nada agradable. Aunque, para desagradable, el olor que desprenderá.
  • Si se trata de una infección bacteriana, la leucorrea será gris o amarilla y su olor, fuerte como pocos, se asemejará mucho al del mar. Lo curioso de este caso es que, por mucho que lavemos la zona, no haremos sino potenciar ese olor. Y es que, con el agua y el jabón, dejamos la acidez vaginal a cero, dejando vía libre a las bacterias para campar a sus anchas.

Causas de la vaginitis

Como hemos avanzado en el punto dedicado a los síntomas de la vaginitis, la inflamación ede la vulva en la enfermedad generalmente se debe a infecciones (especialmente Trichomonas vaginalis y Candida albicans ), escasez de alimentos o falta de higiene íntima.

Vaginitis causas

Por otro lado, después de la menopausia también puede ser causada por una alteración de la mucosa vaginal (vaginitis atrófica), que se vuelve más seca y más delgada debido a la disminución del estrógeno.

Existe una clara diferencia entre la cistitis y la vaginitis, a menudo confundida. Mientras que la vaginitis es una inflamación que afecta la vagina, la cistitis es esencialmente una infección que afecta el tracto urinario. Además de los remedios enumerados a continuación, recuerda que para la prevención es bueno tener en cuenta dos precauciones: no abuses de los limpiadores íntimos, que pueden alterar el pH y reducir las defensas del cuerpo ; no uses jeans o pantalones demasiado ajustados para evitar la adherencia de bacterias.

Tipos de vaginitis

Según medicalnewstoday.com estos son los tipos de vaginitis que existen:

Vaginitis tipos

  • Vaginitis atrófica: sucede cuando el endotelio, o el revestimiento de la vagina, se vuelve más delgado y los niveles de estrógeno disminuyen durante la menopausia, lo que produce mayor irritación e inflamación
  • Vaginosis bacteriana: es el resultado de un crecimiento excesivo de bacterias normales en la vagina, como la bacteria lactobacilos
  • Trichomonas vaginalis: a veces se denomina trich y es causada por un parásito protozoario unicelular de transmisión sexual, Trichomonas vaginalis. Puede infectar otras partes del tracto urogenital, incluida la uretra, donde la orina sale del cuerpo
  • Candida albicans: Se trata de una levadura que causa una infección por hongos, conocida como aftas vaginales. Candida existe en pequeñas cantidades en el intestino y normalmente se mantiene bajo control por bacterias intestinales normales

Diagnóstico de la vaginitis

En cuanto comienzan los primeros síntomas de vaginitis que os señalamos anteriormente, será buena idea acudir al médico para que realice una prueba empírica para comprender si el diagnóstico es cistitis o vaginitis.

Vaginitis diagnostico

Advertisement

Una de las primeras pruebas que se suelen hacer es orinar en el bidet con los genitales sumergidos en agua: si sentimos dolor al orinar significa que la inflamación está en el tracto urinario.

En casos de vaginitis recurrente, se puede realizar una prueba de cultivo en un hisopo vaginal. Los diagnósticos de vaginitis, así como de cistitis, están en aumento: en referencia a los números, la incidencia es del orden de 11-30 casos nuevos por cada 100 mujeres por año. Y el 60% de la población femenina informa al menos un episodio de esta infección durante su vida. En muchos casos, hay reincidencia: uno de cada cuatro casos regresa, con al menos una recaída dentro de los seis meses y tres episodios dentro de un año de modo que es de vital importancia llevar a cabo el tratamiento que sea más adecuado.

Tratamiento para la vaginitis

El tratamiento para la vaginitis pasa por conocer, antes que nada, dónde se ha originado la infección. Una vez conocido el origen, se puede aplicar el tratamiento adecuado. Pero es que cada tipo de vaginitis implica un tratamiento diferente.

Vaginitis tratamiento

Así, cuando la afección viene determinada por una alergia, reacción o incompatibilidad con algún producto de higiene íntima o uso personal, es fundamental saber cuál. Obviamente, para dejar de usarlo. En tal caso, al ser una alergia, lo habitual es tratarla con antihistamínicos habituales como la cetirizina, ebastina o la loratadina.

Otro caso habitual es que algún objeto se quede estancado o alojado en el interior de la vagina. Pasa mucho más de lo que la gente imagina. El primer paso, en este caso, es extraer dicho objeto y hacerlo con cuidado para no dañar demasiado las sensibles paredes vaginales. Es más, hay ocasiones en las que es necesario abrir, mínimamente, para facilitar la salida del objeto. En otros casos, si la niña es virgen, se opta por romper el himen de la joven.

Advertisement

Cuando la vaginitis viene dada por una infección por tricomonas, el tratamiento establecido es el de metronidazol. Ahora, en este caso concreto, los antibióticos deben ser tomados por la afectada, pero también por su pareja. Y es que las tricomonas son altamente contagiosas. Este tratamiento está absolutamente prohibido en caso de que la mujer esté embarazada. Es un antibiótico que puede derivar en malformaciones en el feto.

Otra vaginitis similar, la candidiasis, también requiere de antibióticos de amplio rango. Hablamos de clotrimazol, fluconazol o ketoconazol. Eso sí, desde hace tiempo, los especialistas de Ginecología lo pautan a través de tres óvulos de liberación nocturna. Estos actúan directamente en la zona y ya con el primero de ellos, la mujer notará una mejoría tremenda. En el caso de la candidiasis no hace falta que el varón acompañe con el tratamiento.

Por último, en las mujeres con vaginitis atrófica, causada por la menopausia, lo habitual es recomendar una pomada de aplicación directa y con buena carga de estrógenos. Se la darán antes de dormir, para que ésta actúe toda la noche. Además, el ginecólogo suele recomendar lubricación para mantener relaciones, pues la zona suele quedar muy seca.

Otros síntomas derivados de la vaginitis, como el dolor de abdomen o la dispareunia, no llevarían el mismo tratamiento que la afección en sí. No obstante, tanto con analgésicos habituales (ibuprofeno o paracetamol) o cremas relajantes, irán a menos. No obstante, el control de la vaginitis, también supondrá el control paulatino de las derivaciones causadas.

Alimentación en caso de vaginitis

La principal indicación nutricional en la vaginitis es evitar los azúcares refinados : cuando es de naturaleza bacteriana, el azúcar favorece la proliferación de bacterias.

Vaginitis alimentacion

Advertisement

Entre las causas de inflamación hay una alteración de la permeabilidad intestinal con el paso de bacterias en otros distritos como el urogenital. Para mantener un buen equilibrio intestinal y una flora bacteriana adecuada, es necesario reducir los alimentos industrializados, como las bebidas azucaradas y los jugos de frutas envasados, el alcohol, el café, el queso y las salchichas.

También debes reducir el consumo de alimentos como el chile, la pimienta y los alimentos picantes que podrían empeorar los síntomas de ardor.Prefiere una dieta rica en fibra y granos integrales, frutas y verduras frescas de temporada, preferiblemente diuréticos: hinojo, vegetales de hoja verde, pepinos, endibias, piña, mandarinas, fresas, melón, sandía.

Un alimento particularmente útil en este caso es el arándano , cuyo jugo muestra actividades diuréticas y depurativas del tracto urinario y evita la adhesión de bacterias a las paredes de la vejiga. La restauración de una flora bacteriana intestinal saludable con probióticos específicos de especie es también importante.

Remedios herbales para tratar la vaginitis

Además de los tratamientos antes indicados, también podemos tratar la vaginitis con remedios herbales como la caléndula . El formato en crema es lo más indicado.

Vaginitis flors de bach

Por la mañana se puede aplicar además un poco de lavanda con agua tibia combinada con 30 gotas de tintura madre de caléndula. La caléndula se recomienda por sus maravillosas actividades antimicrobianas y antisépticas y es muy útil tanto contra bacterias como contra hongos.

Advertisement

Si el trastorno es recurrente, otro remedio herbal pueden se las flores de Bach, que actúan principalmente sobre el estado emocional que conduce a la manifestación de cierto trastorno. La inflamación a nivel emocional puede asociarse, especialmente cuando es recurrente, con una incomodidad a nivel de la pareja que se manifiesta precisamente en los momentos en que uno está bajo presión, antes o después de una relación sexual particularmente problemática. La frustración , la decepción y la ira pueden manifestarse con cistitis o vaginitis, por lo tanto, se han de tener en cuenta estas analogías para modificar estas emociones negativas y así promover el proceso de curación.

Medicina tradicional china para tratar la vaginitis

La estimulación de los puntos que se usa en la medicina china, en el caso de la vaginitis, reduce la etapa de inflamación y es funcional para reducir el ardor y contrarrestar la infección que desencadena los síntomas. El órgano relevante es la vejiga y se trata de fortalecer el sistema inmunitario presionando o insertando agujas en:

Vaginitis medicina china

  • TAI YUAN (en la barra transversal de la muñeca, en la depresión fuera de la arteria radial), que tonifica la energía del bazo y el pulmón y regula el equilibrio de líquidos;
  • TAI CHONG (en la parte posterior del pie, en la depresión distal a la articulación entre el metatarso I y II), que tonifica el hígado y la vesícula biliar;
  • WEI CHONG (en el centro de la fosa poplítea), que purifica el calor y fortalece el área lumbar).

Aromaterapia para la vaginitis

La aromaterapia utiliza aceites esenciales con acción antibacteriana y bacteriostática en el tratamiento de infecciones del tracto urinario . Estas esencias se toman por vía oral 2 gotas en una cucharadita de miel 1-3 veces al día.

Vaginitis aceites esenciales

Entre los más adecuados encontramos:

Advertisement
  • Aceite esencial de enebro: antiséptico del tracto urinario , como todos los aceites esenciales, tiene una acción antiinfecciosa y antibiótica, pero en el caso del enebro, es específico para el sistema genitourinario. Está indicado para estimular la diuresis y en caso de cistitis, edema, estasis linfática, retención de líquidos, celulitis;
  • Aceite esencial de eucalipto: también realiza una actividad antibacteriana efectiva, muy adecuada para enfermedades del tracto urogenital en caso de cistitis, leucorrea y candidiasis, por lo que también se recomienda por el efecto desodorizante;
  • Aceite esencial de tomillo: es uno de los remedios más poderosos contra las infecciones bacterianas que afectan el tracto urinario, el sistema respiratorio y el intestino, causadas por bacterias proteus mirabilis, enterococos, estafilococos, estreptococos, neumococos, neisseria, corinebacterias, en presencia de candidiasis, cistitis, enterocolitis, leucorrea;
  • Aceite esencial de albahaca: es un equilibrio de la flora intestinal , por este motivo se utiliza para restaurar las condiciones óptimas microbiológicas y fisiológicas de la flora bacteriana; y para protegerlo de las fermentaciones ácidas o de los ataques infecciosos de hongos, levaduras y enterobacterias.

También te puede interesar:

Vaginitis: Causas, síntomas y tratamiento
5.00 / 5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar