Escrito por

Flebitis: Qué es, tipos, síntomas y cómo evitar

El sistema circulatorio venoso tiene distintas funciones, diseñado para que el organismo funcione correctamente. Tiene un papel muy importante para transportar la sangre de retorno, otra vez de vuelta al corazón para su depuración, también es la encargada de regular nuestra temperatura, motivo por el cual las venas parecen marcarse más en verano que en invierno. Hoy vamos a tratar un tema muy importante para el sistema circulatorio venoso, como es la Flebitis: Qué es, tipos, síntomas y cómo evitar, serán algunas de las preguntas que trataremos en el siguiente artículo.

Qué es la flebitis

Una flebitis es básicamente la inflamación de una vena, éstas se pueden presentar de dos formas distintas, superficiales o profunda. Cuando decimos que sufrimos una flebitis superficial, nos estamos refiriendo a una inflamación en la piel.

Esto se debe a que la vena inflamada es una vena superficial de la piel, sin embargo cuando la inflamación se produce en una vena que circula a través de los tejidos, es decir en una posición mucho más profunda, por eso su nombre, recibirá el nombre de flebitis profunda.

Tipos de flebitis

Podemos destacar y como acabamos de comentar dos tipos distintos de flebitis:

  • Flebitis Venosa Superficial
  • Flebitis Venosa Profunda

Flebitis Venosa Superficial

Se trata de una enfermedad normalmente de carácter benigno que podrá solucionarse con un tratamiento adecuado. Normalmente aparecen tanto en las extremidades superiores como inferiores. Un coágulo de sangre, se produce cuando la sangre se endurece y pierde sus propiedades líquidas como sangre y pasa a un estado sólido, coagulándose, si la vena se tapona y por lo tanto se inflama, el tapón es el coágulo y la inflamación es la que conocemos como flebitis.

Cuando este coágulo o trombo se produce en la vena safena, algo poco frecuente, ya que es una vena que recorre la cara interna de las piernas y no suele ser susceptible de trombos, por lo que seguramente se trate de una tromboflebitis venosa profunda encubierta.

Flebitis Venosa Profunda

La flebitis venosa profunda, es conocido también como trombosis venosa profunda y se trata de un coágulo producido en la sangre y por lo tanto su consiguiente inflamación de las venas, pero en este caso en las venas profundas.

La flebitis venosa profunda  que se produce en las extremidades está considerada uno de los problemas más graves que pueden llegar un coágulo a ocasionar. Si un coágulo de sangre se introduce en los vasos sanguíneos que llegan a los pulmones, puede acarrear una embolia pulmonar, dañando su tejido y pudiendo ocasionar la muerte.

Síntomas de flebitis

Como antes hemos comentado, existen dos tipos de flebitis y por lo tanto también existirán dos tipos de sintomatologías dependiendo del tipo de flebitis tanto superficial como profunda, siendo estos síntomas:

Síntomas de la flebitis superficial

Los síntomas de la flebitis superficial, que por otro lado es la más común, puede presentar algunos o todos de los siguientes síntomas:

  • La zona afectada comienza a enrojecerse. Eritema
  • La vena se inflama y por lo tanto comenzaremos a notar una hinchazón en la zona, cuando presionamos posiblemente notemos como una especie de palpitación.
  • Escozor, dolor, sensibilidad además de una sensación de calor, en la zona afectada de la vena, el dolor se incrementará según presionemos la vena afectada.
  • Episodios de fiebre.

Síntomas de la flebitis profunda

Cuando nos referimos a la flebitis profunda y como hemos visto anteriormente, los síntomas serán más serios y a pesar de que en una flebitis superficial, en algunas ocasiones, el paciente no se da cuenta de haberla sufrido, en este caso es más peligroso.

  • Las piernas hinchadas, suele ser el primer síntoma de una flebitis profunda.
  • En este caso, la piel comienza a perder color debido a la falta de circulación sanguínea, tornándose ésta en un color pálido o incluso azulado.
  • La presión arterial disminuye en la extremidad que se haya visto afectada.
  • Taquicardias.
  • Dolor seco en la pierna.
  • Episodios de fiebre
  • Si el trombo persiste se puede producir una gangrena venosa.

Las flebitis profundas son mucho mas frecuentes en las piernas que en los brazos.

Las causas de la flebitis

La flebitis es causada por la presencia de uno o más trombos que evitan que la sangre circule como debería dentro de la vena afectada.

Los trombos son coágulos de sangre que pueden formarse por muchas razones diferentes y en la mayoría de los casos no es posible rastrear la causa exacta, pero ciertamente la formación se ve favorecida por un tiempo excesivamente prolongado en una posición sentada o acostada, como cuando viajas en coche o en un avión,

Tomando ciertas precauciones, como estirar las piernas periódicamente o levantarse de la cama para dar dos pasos, es posible en estos entornos específicos reducir el riesgo de tromboflebitis.

La flebitis también puede ser causada por un traumatismo local en la vena afectada, por ejemplo, después de la inserción de un catéter intravenoso, o como una complicación de trastornos del tejido conectivo (consecuencia de enfermedades como el lupus , los tumores , …).

Causas de la trombosis venosa

Junto a la flebitis tenemos que hablaros también de las causas de la trombosis venosas que se produce cuando se forma un trombo en las venas profundas del organismo, generalmente en las extremidades inferiores (piernas). La aparición del trombo puede afectar a cualquier persona, aunque estas serían sus principales causas:

  • Edad : Hay un aumento exponencial en el riesgo de eventos trombóticos (arteriales y venosos) con la edad y, el reciente aumento significativo en la esperanza de vida, es una de las principales causas del brote actual de eventos tromboembólicos.
  • La inactividad prolongada: Cuando, por cualquier motivo, permaneces de pie durante mucho tiempo en la misma posición, la sangre tiende a acumularse en la parte inferior del organismo (piernas).
  • Viajes largos en avión o en coche: Sentarse por períodos prolongados, por ejemplo al conducir o tomar un viaje en avión, es un caso especial del caso anterior: si las piernas permanecen inmóviles durante demasiado tiempo, los músculos de las pantorrillas, que en condiciones normales ayudan a que la sangre circule. , no se contraen y pueden formar coágulos a la altura de las pantorrillas. Aunque estar sentado durante períodos prolongados es un factor de riesgo, la posibilidad de que aparezca trombosis venosa profunda mientras viaja en avión o en automóvil es relativamente baja para los sujetos que, por lo demás, están sanos.
  • Hospitalización: Además de la inmovilidad forzada, los anestésicos generales utilizados durante los procedimientos quirúrgicos pueden hacer que las venas se dilaten, lo que aumenta el riesgo de estancamiento de la sangre y, por lo tanto, de formación de coágulos.
  • Diversas enfermedades: Algunas enfermedades específicas pueden aumentar el riesgo de formación de trombos.
  • El embarazo: El embarazo aumenta la presión dentro de las venas de la pelvis y las piernas. Las mujeres que sufren de trastornos de coagulación hereditarios están particularmente en riesgo. El riesgo de formación de trombos puede continuar hasta seis semanas después del parto.

 Tratamiento contra la flebitis

Si te han diagnosticado flebitis, seguramente te habrán asignado una determinada medicación, pero antes que nada puede ser recomendable comenzar a elevar la piernas afectadas, favorecer el retorno venoso y reducir así los síntomas; Esta indicación es generalmente la base del tratamiento de cualquier episodio de flebitis.

Además es recomendable:

Medias de comprensión

El uso de medias de compresión graduadas para reducir la hinchazón son recomendables ya que además sirven para disminuir el dolor y prevenir la formación de trombos dentro de la vena inflamada y la aparición de trombosis venosa profunda.

Mantenerse activo

Otro tratamiento que recomendaros es mantenerse activo para mejorar y estimular la circulación sanguínea. Y no solo eso sino que de manera concreta será bueno, mover la extremidad afectada tanto como sea posible para estimular la circulación;

Aplicar compresas frías

Aplicar compresas frías y/ o húmedas sirven reducir el dolor y la hinchazón de la flebitis en poco tiempo.

Aplicaciones de cremas

Por otro lado, las aplicaciones de pomadas antiinflamatorias o eparinoides, masajeando por un corto tiempo y siempre en la dirección del corazón son también efectivas.

Tomar medicamentos antiinflamatorios y analgésicos

Como el paracetamol, el ibuprofeno o, probablemente incluso mejor, la aspirina, que tiene un efecto antiagregante en la sangre.

Exámen médico

Por otro lado, ten en cuenta que el examen médico es siempre y, en cualquier caso, indispensable para excluir el riesgo de trombosis venosa profunda o situaciones en las que es necesaria una intervención más incisiva o diferente de la descrita.

En la mayoría de los casos de flebitis, por lo tanto, no es necesaria la hospitalización y la curación generalmente se realiza en unas pocas semanas.

En los casos más graves, se pueden usar medicamentos, como heparinas inyectables o anticoagulantes para uso oral.

El uso de antibióticos se limita a los casos en que hay una superposición de infección bacteriana.

Cómo evitar la flebitis

Siempre podemos tomar medidas para evitar cualquier tipo de enfermedad, una buena alimentación, vida sana pero no siempre se pueden evitar, no obstante hay una serie de medidas que se pueden tomar como son:

  • Cuando se realiza una cirugía en una extremidad, la movilización temprana del miembro, será una de las mejores formas de evitar la flebitis.
  • Al realizar viajes largos y tener las piernas siempre en la misma posición o similar, como pueden ser los viajes en coche o en avión, realiza ejercicios desde sentados con las piernas, de esta forma conseguirás una mejor circulación sanguínea, los masajes son una opción extraordinaria.
  • Dejar de fumar.
  • Las medias de compresión, como son las vendas, serán beneficiosas en personas con flebitis recurrente.

En personas cuya movilidad es muy reducida, en personas hospitalizadas por cirugía sobre todo ortopédica, personas con tendencia a sufrir varices o en general todas aquellas personas que por distintas circunstancias pueden ser candidatas a sufrir una flebitis, se les administran inyecciones subcutáneas de anticoagulantes como pueden ser, entre las más conocidas, la heparina o la enoxaparina. La administración de una dosis diaria, bien en la pierna o bien en el estómago, evitará la aparición de coágulos.

Factores de riesgo en la flebitis

Siempre existen factores que hacen que unas personas sena más susceptibles de sufrir una flebitis, estos son los factores de riesgo y entre ellos se encuentran:

  • Los golpes, lesiones o en general cualquier traumatismo que se produzcan en una extremidad, ya sea superior o inferior, pueden provocar que la vena subyacente se lesione y termine provocando una flebitis.
  • Con la falta de movilidad durante una temporada prolongada, la sangre almacenada en las extremidades inferiores y que normalmente es bombeada al corazón mediante las contracciones musculares de las piernas, deja de subir al corazón con la misma fluidez, acumulándose y provocando un trombo.
  • La utilización de terapias hormonales, como son las píldoras anticonceptivas e incluso en los periodos de gestación, amplían el riesgo a desarrollar tromboflebitis.
  • El tabaco es otro factor de riesgo que puede provocar la obstrucción de las venas y por lo tanto una flebitis.
  • El exceso de peso
  • Algunas variedades de cáncer, pueden aumentar los riesgos de trombosis o de coagulación, ya que por los tratamientos recibidos, existen probabilidades de coagulación.

Diferencia entra la flebitis y la varicoflebitis

A menudo cuando se habla de la flebitis suele mencionarse también la varicoflebitis aunque no es exactamente lo mismo. En el caso de la flebitis, significa inflamación de una vena y es causada por una lesión en la vena y dentro de esta podemos calificar también la tromboflebitis, un tipo de flebitis, que corresponde a una inflamación de la vena causada por un coágulo, que puede llevar a complicaciones más graves.

Pero por otro lado tenemos que hablar de la varicoflebitis un término que se refiere a las venas que se han agrandado y retorcido, que aparecen como vasos sanguíneos azules abultados con mayor frecuencia en las piernas. A medida que envejecemos, las venas pierden su elasticidad y estiramiento, lo que lleva a válvulas de vena más débiles que a veces permiten que la sangre se mueva hacia atrás, en lugar de hacia el corazón.

La varicoflebitis o venas varicosas pueden conducir entonces a la flebitis cuando el estiramiento de la pared de la vena pone en peligro la integridad del revestimiento interior y presta a la hinchazón y la inflamación. De manera similar, la mala integridad de las venas varicosas puede predisponer estas venas a la tromboflebitis, o un nudo duro y tierno dentro de la pared de la vena.

También te puede interesar:

Desde Demedicina, esperamos que este artículo haya sido de vuestro interés, sin embargo si os habéis quedado con ganas de conocer más temas, a continuación te dejamos unos enlaces de nuestra página, que seguro te van a gustar.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?