Escrito por

Disfagia: causas, síntomas y tratamiento

La disfagia es una dolencia que afecta a aquellas personas que tienen problemas a la hora de deglutir o tragar. Veamos entonces a continuación qué es la Disfagia: causas, síntomas y tratamiento.

¿Que es la disfagia?

La disfagia, o más comúnmente el trastorno de deglución, consiste en la incapacidad de tragar bien los alimentos o incluso simplemente los líquidos porque algo en nuestro camino fisiológico natural, que lleva el alimento desde la boca hasta el estómago, se atasca.

Disfagia que es

A largo plazo, esta desviación errónea del curso de los alimentos puede provocar graves daños a la salud; ante todo, la aspiración (es decir, la presencia de alimentos en las vías respiratorias) y la neumonía por ingestión que puede llevar a resultados fatales.

La disfagia suele afectar a los ancianos, de hecho, es una de las consecuencias más inmediatas de los accidentes cerebrovasculares, la isquemia o la demencia senil / enfermedad de Parkinson, pero también puede afectar a los niños y en particular a los bebés debido sobre todo, a malformaciones congénitas o después de traumas graves. Esta condición puede afectar también a adultos de diferentes edades, especialmente en presencia de patologías neuromusculares, vasculares o traumáticas.

Disfagia: causas

Para reconocer temprano los problemas de deglución, es necesario conocer cuáles son las causas pero también los factores de riesgo, así como observar el comportamiento de la persona que la sufre al ingerir comidas y bebidas, la dieta y los signos de una nutrición e hidratación adecuadas.

Disfagia

Principales causas de la disfagia

Las principales causas de la disfagia pueden estar en la naturaleza:

  • Neurológica : traumatismo craneal, derrame cerebral, demencia , Parkinson, ELA , parálisis cerebral, etc.
  • Iatrógena : uso de fármacos neurolépticos, quimioterapia, radiación, post cirugía, etc.
  • Infecciosas : después del contacto e infección con botulismo, mucositis por cándida, herpes
  • Miopática : como consecuencia de la miastenia gravis, polimiositis, etc.

Disfagia, los principales factores de riesgo

  • Disminución de las habilidades cognitivas: conciencia, orientación, memoria, estado de alerta y atención.
  • Aumento de la impulsividad o agitación.
  • Disminución o ausencia del reflejo de la tos, falta de tos voluntaria
  • El uso de algunos medicamentos como los neurolépticos, antidepresivos, anticolinérgicos y medicamentos a base de fenotiazina.
  • Hiperextensión del cuello o contracturas.
  • Disminución o ausencia de fuerza, movimiento y simetría de los músculos faciales, la lengua y los músculos orales.
  • Disminución o ausencia de sensibilidad oral y facial.
  • Intubación previa durante mucho tiempo.
  • Problemas de lenguaje
  • Edad avanzada.

Disfagia: síntomas

El síntoma principal de la disfagia es evidentemente la dificultad a la hora de tragar, pero la persona que la sufre puede experimentar otros síntomas que os explicamos a continuación:

Disfagia sintomas
  • Dificultad en el manejo de las secreciones orales, pérdida de saliva o alimentos de la boca.
  • Ausencia o debilidad de la tos y deglución voluntaria.
  • Cambios de tono y calidad de voz.
  • Movimientos reducidos de boca y lengua.
  • Protuberancia de la lengua, reflejos orales primitivos.
  • Aclaramiento frecuente de garganta
  • Higiene bucal insuficiente
  • Cambios en la forma en que comemos.
  • Pérdida de peso o deshidratación.
  • Infecciones frecuentes del pecho.

Además, las personas con disfagia cuando comen y beben manifiestan:

  • Inicio de la deglución con la deglución lenta o retardada (más de 5 segundos)
  • Masticar o tragar sin coordinación
  • Tragar múltiple veces por cada bocado.
  • Estasis de comida en las mejillas
  • Regurgitación oral o nasal de alimentos o líquidos.
  • Mayor tiempo necesario para comer y beber.
  • Tos y estornudos durante y después de una comida.

Y después de comer o beber pueden presentar:

  • Voz ronca o húmeda.
  • Cansancio.
  • Cambios en la forma en que respiras.

Disfagia: tratamientos

No debemos alarmarnos porque para cada grado de disfagia hay cuidados específicos y una dieta adaptad . En el mercado, hay muchas ayudas que ayudan a la persona con disfagia y a las que la ayudan a vivir la comida en paz.

Disfagia tratamientos

Lo importante es seguir cuidadosamente las indicaciones de los especialistas médicos. Además repetimos que las causas de la disfagia pueden ser numerosas y de diferente naturaleza, por lo que el tratamiento siempre va a variar según las causas (tratamiento etiológico).

  • En el caso de una disfagia orofaríngea (cuando ni sólidos ni líquidos pueden abandonar la boca fácilmente), se recomienda un control neurológico, ya que puede ser necesario, después de las diversas pruebas, ponerse en contacto con especialistas en terapia de deglución (logopeda o experto en reeducación de la deglución). Algunos ejercicios están dirigidos y enfocados en ayudar a la persona a coordinar mejor los músculos de la deglución, pero también a estimular los nervios responsables de activar el reflejo.
  • En la disfagia esofágica(cuando se tiene la sensación de que los alimentos quedan pegados a la garganta)  las intervenciones se dirigen a una dilatación esofágica (también por vía endoscópica) o a una intervención quirúrgica, sobre todo en el caso de neoplasias. El tratamiento farmacológico es necesario para los sujetos que padecen enfermedad por reflujo gastroesofágico, o en casos (p. Ej., Estrechamiento del esófago debido a anomalías de la musculatura intrínseca – acalasia) en los que se desea favorecer la relajación de la musculatura por medio de relajantes musculares (calcio). La enfermera, responsable del cuidado de enfermería, también a través del trabajo en equipo, determinará y favorecerá el uso de una dieta especial, por ejemplo basada en líquidos o mediante el uso de una sonda nasogástrica .
  • En general, en casos menos graves, puede ser útil aumentar la frecuencia de las comidas reduciendo su abundancia y cortando los alimentos en trozos pequeños, prefiriendo los alimentos que son más fáciles de tragar y evitando el alcohol, el tabaco y la cafeína, que contribuyen al empeoramiento del reflujo gastroesofágico. Lo que condiciona la disfagia inicial.
  • Por lo tanto, la elección de los tipos de alimentos está estrechamente relacionada con el tipo y el grado de disfagia, con el objetivo de reducir el riesgo de aspiración.
  • Es importante, en esta etapa, tener en cuenta los gustos y preferencias del sujeto, cualquier patología concomitante y su estado nutricional, posiblemente utilizando el consejo de un nutricionista.
  • La densidad de los líquidos se puede modificar agregando espesantes. Es preferible elegir una dieta con alto contenido de calorías y valores nutricionales para compensar la reducción de la ingesta de alimentos.
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?

  1. Jorge Ochoa dice:

    se cura con productos de omnilife 🙂

  2. Angel Quiñoa dice:

    Tengo un diagnostico endoscopico de disfagia de origen funcional. No hay ninguna lesion ni malformacion. Con que se cura? Gracias